miércoles, abril 05, 2006

Clavo y canela, buenos para función insulínica

Dan a conocer grandes evidencias sobre la función de la canela y el clavo para el tratamiento de la diabetes y la hipertensión.

Dos estudios presentados en la Reunión de Biología Experimental 2006, celebrada en San Francisco, muestran nuevas evidencias de los efectos beneficiosos y las acciones bioquímicas de la canela como agente antiinflamatorio. Asimismo, recalcan los resultados de estudios previos acerca de sus beneficios antioxidantes, que se traducen, al igual que en el clavo, en una reducción de los niveles de colesterol, de triglicéridos, de glucosa y en una mejora de las funciones de insulina.
Uno de los coautores del trabajo, Richard A. Anderson, del Centro de Investigación de Nutrición Humana Beltsville, del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, había realizado ya una investigación en humanos que establecía que el equivalente a un cuarto o media cuchara pequeña de canela administrada dos veces al día disminuía entre 10 y 30 por ciento los factores de riesgo de diabetes y de enfermedad cardiovascular, incluyendo los niveles de glucosa, colesterol y triglicéridos. Los nuevos resultados, que reflejan la capacidad de la canela para inhibir la inflamación, aumentan nuestro conocimiento del potencial de esta especia, ha explicado Anderson.Como agente antiinflamatorio, la canela puede ser útil en prevenir o mitigar la artritis y la enfermedad cardiovascular. Asimismo, según avanza el conocimiento acerca de la relación entre la inflamación y la función de la insulina en la enfermedad de Alzheimer, puede que la acción de la canela para bloquear la inflamación y aumentar la función de la insulina constituya una alternativa en la lucha contra esta enfermedad.Anderson y su equipo investigaron las bases bioquímicas de la canela en sus efectos similares a la insulina. Los resultados mostraron que esta especia, como la insulina, aumenta la cantidad de tres importantes proteínas relacionadas con la respuesta insulínica del organismo, el transporte de la glucosa y la respuesta inflamatoria. Los autores han asegurado que su estudio aporta nuevas evidencias bioquímicas de los efectos beneficiosos de la canela en la potenciación de la acción de la insulina y sugieren la existencia de efectos antiinflamatorios por sus propiedades antioxidantes. Ingesta diariaEn un estudio relacionado, y del mismo centro, se observó que los extractos de clavo mejoran la función de la insulina y reducen los niveles de glucosa, de colesterol total, de LDL y triglicéridos en pacientes con diabetes tipo 2. Investigaciones previas mostraron estos efectos positivos en pruebas de laboratorio. El trabajo, presentado durante la Reunión de Biología Experimental 2006, muestra la primera evidencia de estos efectos beneficiosos en humanos mediante la ingesta de 1 ó 2 clavos diarios. El trabajo, coordinado por Alam Khan, ha sido el primero en informar acerca del efecto de la especia en la función insulínica en humanos. El investigador utilizó a 36 participantes con diabetes tipo 2, que fueron divididos en 4 grupos a los que se les administaran capsulas de 0, 1 , 2 y 3 gramos de clavo durante 30 días. No se demostró diferencias significantes entre los grupos que recibieron la especia, pero sí los hubo entre los que los tomaron y los que no. Al finalizar los 30 días, los individuos que habían tomado alguna de las cantidades de la especia mostraban una disminución media de la glucemia de 225 a 150 miligramos/decilitros (mg/dl), de los triglicéridos de 273 a 239 mg/dl y del colesterol LDL de 175 a 145 mg/dl. Los individuos diabéticos que no tomaron las cápsulas no mostraron diferencias y los niveles de HDL no se vieron afectados por el consumo. Khan asegura que la toma entre 1 y 3 gramos de clavo diarios disminuye los factores de riesgo de la diabetes sin variar la concentración de HDL.Actualmente el equipo de Anderson estudia las implicaciones de la canela en la mejora del funcionamiento insulínico en mujeres con el síndrome del ovario poliquístico, en pacientes con diabetes tipo 2 y síndrome metabólico prediabético y en personas obesas.

No hay comentarios.: